Cuando se habla de diseño gráfico aplicado al marketing y a estrategias de promoción, es importante aplicar algunas reglas que permitirán optimizar y garantizar el impacto de los elementos gráficos que componen una tarjeta, tríptico, banner, lona, etc.

A continuación te compartimos siete tips básicos para lograr que la composición gráfica e informativa sea armoniosa y logre su objetivo: impactar a tus clientes y lograr posicionamiento.



1 Evita la saturación

Demasiados elementos en un espacio reducido pueden distraer el ojo del espectador y confundirlo. El uso de demasiados elementos gráficos hacen muy atractiva una tarjeta, pero como elemento de marketing, hace difícil que el receptor capte el mensaje principal.

Hay que procurar un equilibrio entre espacio e imagen, para que el ojo del receptor pueda leer los mensajes más importantes.



2 La estrategia del tamaño

Procura usar imágenes grandes, en lugar de elementos muy pequeños que pueden ser difíciles de leer, las imágenes grandes en un espacio negativo, tienden a llamar más la atención del lector.



3 Una imagen dice más que mil palabras

Los aspectos visuales tienden a llamar más la atención, sin embargo, hay que procurar mantener un equilibrio entre la imagen y el texto, debe procurarse usar la imagen como refuerzo del mensaje.

Si vas a combinar imagen con texto, procura que al menos tenga un 50% de espacio igual en la página.



4 Fácil lectura

Siempre procura que tu folleto, volante o impreso publicitario, tenga un acomodo que sea de fácil lectura, ya que lo que quieres lograr es que lea la información importante. Es muy importante que le dé un vistazo a todos los textos y que el mensaje se entienda a la primera.



5 Uso de tipografías

Hay que tener especial cuidado en el uso de las tipografías, tamaños y colores, usar demasiadas letras altas (mayúsculas), puede parecer buena idea en ocasiones. Limita el uso de mayúsculas y minúsculas, el uso de tipos de letra, formas y tamaños, ya que esto puede dar una impresión de caos visual.



6 La clave es la consistencia

Mantener la información donde más fácil leer para que sea recordada y alcance el objetivo del material publicitario. Esto se aplica a todo el layout de cualquier elemento de marketing impreso, ya sea postales publicitarias, anuncios para revistas, tarjetas de presentación, carteles, etc.